Previous
Next
Previous
Next

Dólar hoy: $4.784

Euro hoy: $5.121

El espectro del paramilitarismo vuelve a ensombrecer a Casanare

Crece el Temor Entre Dirigentes de El Morro, Yopal, Tras Asesinato de Líder Social Javier Condia

En un trágico y alarmante suceso, Javier Condia, un destacado líder social de El Morro, Yopal, Casanare, fue asesinado recientemente, desatando una ola de temor entre los dirigentes comunales de la zona. Este incidente ha puesto de relieve el grave riesgo que enfrentan los líderes sociales en la región, quienes ahora se sienten más vulnerables que nunca.

Condia, conocido por su incansable labor en favor de su comunidad, tenía una medida de protección de la Unidad Nacional de Protección (UNP) debido a amenazas previas en su contra. Sin embargo, esta medida no fue suficiente para prevenir su trágico fin. Su asesinato no solo representa una pérdida irreparable para su comunidad, sino que también subraya la creciente inseguridad y el poderío del paramilitarismo en la región.

El asesinato de Condia es un crudo recordatorio del peligro constante que enfrentan los defensores de derechos humanos y líderes sociales en Casanare. Los dirigentes locales están al borde del pánico, conscientes de que el mismo destino podría aguardarlos. La falta de seguridad efectiva para quienes defienden los derechos de sus comunidades es una señal alarmante del estado de vulnerabilidad en el que se encuentran.

El paramilitarismo, una fuerza oscura que ha plagado a Colombia durante décadas, parece resurgir con fuerza en Casanare. Este monstruo, que se nutre del miedo y la violencia, amenaza con desestabilizar aún más la región, poniendo en riesgo no solo a los líderes sociales, sino a toda la comunidad.

Es imperativo que el gobierno y las autoridades pertinentes tomen medidas urgentes para garantizar la seguridad de los líderes sociales y combatir el paramilitarismo. La protección de quienes arriesgan sus vidas por el bienestar de sus comunidades debe ser una prioridad absoluta. Sin una acción decisiva, el ciclo de violencia y miedo continuará perpetuándose, con consecuencias devastadoras para la región y sus habitantes.

La situación en El Morro, Yopal, debe ser un llamado de atención para toda la nación. La lucha por la paz y la justicia no puede darse por vencida ante el avance del paramilitarismo. Honrar la memoria de Javier Condia significa redoblar los esfuerzos para proteger a aquellos que, como él, dedican sus vidas a construir un futuro mejor para sus comunidades.

Criminales sanguinarios como alias “Martín llanos”, “HK”, “Chubasco”, “el boyaco” , entre otros, unos ya muertos y otros encarcelados, regaron poblados y zonas rurales de Casanare con sangre de miles de inocentes. Durante más de una década -1990 a 2005- bandolas armadas reinaban en la región , arropadas con una falsa ideología de combatir a las guerrillas de las FARC y el ELN. De luchar por el pueblo. Con esa narrativa arrodillaron al Estado colombiano, representado por los alcaldes y gobernadores de turno. Muchos de estos mandatarios actuaron obligados, desviando multimillonarios contratos del erario a empresas fachada de los paramilitares. Quienes no obedecían padecían el destierro o eran asesinados. Igual que sus familias.

Esa época negra, dolorosa e imborrable de terror, está merodeando por Casanare. Abonada por unas políticas laxas y contemplativas de un gobierno, donde el presidente Gustavo Petro mira de reojo. Aún sabiendo que el país se está incendiando.

Si te gustó compartelo en tus redes:

Facebook
Twitter
WhatsApp

Bienvenidos sus comentarios.

No utilice lenguaje ofensivo, soez, denigrante, injurioso ni calumnioso. Por lo tanto sus comentarios están sujetos a aprobación editorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video